<< VOLVER


No quiero abandonar mis cuadros en una pared
Cuando cuelgo una obra mía en una pared, en internet o en un libro estoy colocando ahí una idea perfecta, pero sólo a mis ojos. Eso no me interesa, no me interesan las cosas perfectas a mis ojos. Si hiciera eso guardaría mis obras sólo para mí, yo las hago para mostrarlas y mostrarme a mí mismo, tanto es así que espero tu interacción con ellas, espero que me devuelvas tu propia versión de lo que estás viendo, y con tu mirada volver a reescribir mi obra de nuevo, ¿para qué? Para acercarnos. Por eso todo lo que hago está inacabado a la espera de tu intervención y por eso he creado tres foros diferentes para provocar tu participación con estos tres temas:
www.noarte.net - El NOARTE te provoca con una mirada alternativa del Arte.
www.k-ant.me - Mis obras NOARTÍSTICAS te provocan con mis ideas poco convencionales sobre temas como el dinero, el poder y el trabajo.
www.arteporhabichuelas.com - Con vuestras obras y opiniones te provoco para comprender nuestra situación como artistas, descubrimos qué mueve a otros artistas a crear y tratamos de plantear nuevas vías para comunicar nuestra obra.
Respeto que te conformes con colgar tu obra y dejar que la gente interprete lo que quiera. Eso nos lo ha permitido el Arte, incluso lo ha convertido en algo deseable. Pero eso no me sirve a mí, ni a las personas que han visto aquí algo diferente y alternativo y quieren tener la posibilidad de participar cuando lo deseen, para que esto sea así la comunicación debe ser pública y accesible de forma libre y gratuita, por eso todo lo que hago lo convierto en libros gratis. Si te conformas con creer ver algo familiar en una obra mía y te lo guardas para tí entonces interrumpes la comunicación natural (el Arte actual para mí no representa una comunicación plena), ocasión que es aprovechada por otros agentes artísticos para utilizar esa comunicación truncada según sus propios intereses.
Que tú comentes mis obras e ideas y yo comente tus respuestas no va a hacer sino acercarnos realmente, y no sólo en nuestra imaginación.