<< VOLVER


PONGA SU VIDA EN UNA CAJA Y MARCHESE
El miedo es el motor de este sistema. Miedo a perder nuestro trabajo y perder nuestro sustento, miedo a quedarnos fuera del sistema o ser rechazados/as por el mismo. Ese miedo es el qué otorga todo su poder y la autoridad a quienes dirigen los medios de comunicación de masas. El miedo a quedarnos fuera de ese sistema hace que reconozcamos como ciertos y auténticos los contenidos que nos proporcionan estos medios de masas. Somos incapaces de reconocer por nosotros/as mismos/as la autenticidad en estos contenidos, hacer esto implicaría vivir en una constante incertidumbre sólo resuelta por la lógica de nuestra propia subjetividad (el pensamiento). En vez de esto preferimos la certeza que nos proporciona todo lo procedente de la autoridad, sea realmente cierto o no, asumimos así la “realidad” comúnmente aceptada (creencia común), preferida antes que aquella otra “realidad” que parte de la lógica de nuestra subjetividad (autenticidad=pensamiento propio) y que es siempre sometida al ámbito de la marginalidad, o es incapaz de ser comunicada, cuando no se corresponde con los intereses de quienes dirigen los medios de masas.