<< VOLVER


BIT MARILYN (DE WARHOL)
Warhol quería ser una máquina y el futuro parece que nos depara ese destino a todos/as. Nuestra entregada fascinación por los objetos de todo tipo (artísticos o de consumo) está consiguiendo que nosotros/as y nuestras vidas se conviertan también en objetos, en el logro de metas que nos conducen al éxito encontramos nuestra realización personal.
Se nos exige alcanzar tantas metas materiales, tantos objetos socialmente deseables, que hemos perdido de vista quienes somos realmente y por qué hacemos las cosas que hacemos. Hemos terminado por aceptar que hacemos esas cosas para conseguir el éxito y las metas que nos propone la sociedad. Pero, ¿dónde estoy yo en todo este plan?, ¿qué pinto yo aquí?.
En mi novela “Amanecer sintético” os propongo una reflexión sobre un futuro que ha terminado por conseguir la perfección del cuerpo y la inmortalidad, pero a cambio ¿qué quedará del ser humano que fuimos (si es que alguna vez logramos entender en qué consiste ser humanos)?