<< VOLVER


Vaso al revés
Esta obra es una versión del "Vaso medio lleno" de Wilfredo Prieto.
En esta versión el vaso está al revés, lo que implica que el vaso sólo puede estar vacío, con lo que perdería inmediatamente su función como vaso. En este caso el objeto vaso se convertiría en un objeto disfuncional incluso sin necesidad de ser colocado en una galería. Por tanto encajaría en mi definición de Arte moderno al considerarse un objeto de intencionalidad difusa, ya que no sirve para llenarlo de líquido y beber de él. El vaso de Wilfredo Prieto tampoco tenía esta función, al ser descontextualizado por el hecho de estar expuesto en una galería, pero sí da opciones a vaciarlo o llenarlo más o menos. El mío sólo puede existir vacío.
Para mí es una metáfora del propio Arte, porque se nos ha concedido un Arte para trabajar en él, pero quizá, como le sucede a mi vaso, nos lo han entregado al revés y no puede ser llenado. Tenemos un Arte incapaz de comunicar. Wilfredo, como artista de reconocido éxito, tiene un vaso que puede llenar a su antojo, pero nosotros tenemos un vaso inservible, útil sólo para comunicar de forma imprecisa con mensajes abiertos a la interpretación, incapaz de comunicar nada concreto.
Es entonces tarea obligada del artista redefinir la función del vaso al revés, quizá no sea posible para nosotros, los artistas desconocidos, utilizar un vaso normal en el que echar más o menos agua, sino que sólo nos está permitido usar este otro aparentemente inservible que no puede ser llenado, este sólo podemos llenarlo de conceptos.
Pero tanto el "vaso al revés" físico, como el impreso, son susceptibles igualmente de ser llenados con conceptos, ya que ambos aparecen como el mismo objeto "vaso inservible" ante nuestra percepción.
Entiendo que esta explicación, impresa en un cuadro, supone una herejía para el mundo del Arte, que nos obliga a los artistas a sumir nuestra obra en la indeterminación de significados antes que convertirla en algo concreto mediante explicaciones. Nos han enseñado que la obra artística moderna es susceptible de ser interpretada, que no necesita ser explicada, con lo que de hecho nos condenan a un significado vacío. Por eso yo no hago Arte, sino obras de NOARTE que buscan concretar los significados de los conceptos, pues para mí sólo tienen un significado posible y, en la medida que consiga concretarlo en el espectador, supondrá un acto de comunicación válido o inútil.