OBRAS > SERIE MENSAJES

ARTE EN TU MIRADA
Los certámenes de Arte por Habichuelas me han permitido la interacción necesaria, para mí, con los artistas que me vais mostrando vuestra visión particular del Arte, incluso a veces, del propio NOARTE. Es una mirada, la vuestra, hacia lo desconocido, el NOARTE (y mis teorías sobre Arte), que realizáis de manera desinteresada y que yo realizo también de la misma manera, sin otro interés que alcanzar el conocimiento del Arte. Es para mí, el Arte, el último lugar que he podido encontrar donde existe aún esa mirada expectante hacia lo desconocido. En el resto de lugares lo desconocido simplemente no interesa o se ha descartado de la comunicación.

NO SÉ QUÉ PINTAR
Esta obra la he creado basándome en este pensamiento: ¿Los artistas tenemos libertad creativa o son las galerías e instituciones las que deciden con su línea de comunicación, o según sus intereses, lo que debemos crear?. Los cuadros "No sé qué pintar" y “Yo pinto lo que tú quieras” exploran estos condicionantes del Arte descritos por el NOARTE en la web www.noarte.net y en el libro "¿Ha muerto el Arte?". Hasta ahora ninguna galería se ha interesado por esta obra.

NO SÉ LO QUE BUSCO
Los hallazgos que voy realizando en mi camino del NOARTE son un logro común con quienes comparten sus experiencias artísticas conmigo. En NOARTE aún no ha sido completado, pero va tomando forma y requiere que quienes se adentran en esa búsqueda comprendan los prejuicios y condicionantes que nos impone la comunicación. El camino es incierto y repleto de descubrimientos. La duda y la expectación ante lo inesperado son las únicas certidumbres.

YO PINTO LO QUE TÚ QUIERAS
Esta obra y la serie “No sé qué pintar” tratan de explorar los motivos y los intereses que condicionan la creación artística por parte de galerías, instituciones y coleccionistas. ¿Estamos los artistas condenados a abastecer un mercado del Arte?, ¿nos permiten los medios comunicar otra cosa que no sea una respuesta a esta demanda?.
Como el mercado no me ha solicitado pintar nada en concreto me permito el lujo de pintar lo que quiero, pero ¿va alguien a escuchar lo que mis cuadros tratan de trasmitir o sólo está reservado ese privilegio para quienes tienen ya su espacio reservado en el Arte?.

¿no te cansas de ver siempre lo mismo?
¿no te cansas de ver siempre lo mismo? es una llamada a la reflexión sobre los motivos en los que se inspira el Arte más comercial y exitoso. Siempre lo mismo, lo que más vende una y otra vez. Dicen que si repites mil veces lo mismo acaba gustándote, parece que así es, por lo menos acabamos todos/as creyendo que eso lo ha hecho alguien con talento, pero ¿por qué esas cosas que nos repiten tanto los medios dicen tan poco?, ¿es necesaria tanta insustancialidad y edulcoración en todo lo que tratan de vendernos como talentoso?, ¿por qué son tan complacientes estos/as supuestas figuras del talento con los medios que los/as encumbran?

Lo importante son los medios
Marshall McLuhan dijo “el medio es el mensaje”. Otros nos han tratado de convencer de que la información es lo importante, supongo que para hacernos pensar que si generamos información ésta puede tener algún valor. Esto no es cierto, McLuhan tenía razón, los medios son lo importante. La información puede fabricarse o inventarse de acuerdo con los intereses de quien posee los medios a través de los cuales nos llega la información, no importa que dicha información sea real o inventada, es el propio medio el que la valida, el público es incapaz de discernir si es cierto o no lo que le cuentan, simplemente nos lo creemos todo porque procede de un medio de masas.
Quienes trabajan para esos medios simplemente proclaman un discurso ajeno y acordado por el medio.

Sin título
Esta obra ha sido creada bajo el paraguas del NOARTE. La principal idea que trata de representar el NOARTE es el Arte cuyas cualidades se describen en la web www.noarte.net y en el libro ¿Ha muerto el Arte?. Pero la intencionalidad del NOARTE no es cambiar nada en el Arte, sino sólo comprenderlo. Si te decides a mirar el Arte desde la mirada del NOARTE aquí tienes mis obras. Si esperas cambiar algo no sé si te servirán.

Sin Título 1
Una de las características más relevantes que he encontrado en los medios de comunicación (descrita en el libro “¿Ha muerto el arte?”) es aquella por la que los medios sólo son capaces de transmitir lo ya conocido. Los medios necesitan despertar en el público un interés por recibir cierto tipo de mensaje, sin ese interés la comunicación no llega a establecerse. Es de sobra conocido por todo tipo de instituciones artísticas (galerías, museos, editoriales) que cuanto mayor reconocimiento tiene un artista más interés despierta y por tanto su obra es más valorada en estos circuitos expositivos, pero a nivel de comunicación personalmente considero que es menos interesante, pues nos muestra lo que ya es de sobra conocido por todo el mundo. En cambio lo nuevo, es mucho más interesante en cuanto a comunicación (el Arte incluso se alimenta de estas novedades), pero es prácticamente imposible de comunicar al no existir demanda por el público de lo que no se conoce.

Sin título 2
Esta sociedad nos ha enseñado a aceptar sólo aquello de lo que podemos extraer algún beneficio concreto, sino posee ningún interés lo que nos tratan de comunicar simplemente lo ignoramos. Si el único interés es el puro conocimiento difícilmente es aceptado por nuestro sistema en el que todo debe tener un beneficio o responder a intereses.
La expectación que despierta lo nuevo es más una actitud personal, ese interés por lo desconocido es una cualidad que posee la propia persona, no es una opción que nos ofrezcan los medios de comunicación, que lejos de hacer esto, están diseñados para transmitir todo lo conocido y aceptado socialmente.

Toda comunicación es interesada
Cuando me refiero a que no hay interés en esto que hago me refiero a que no hay ningún interés convencional, como conseguir éxito, reconocimiento, fama o dinero, que son los principales intereses que estamos obligados a satisfacer en el Arte y en la sociedad en general. En el NOARTE y en las obras de esta web sí que hay un cierto interés: comunicar. Interés que ha resultado truncado por los medios que no me han permitido difundir mis obras o mis libros. Comunicar está prácticamente sólo al alcance de esos medios y lo que hay en esos medios está ligado a los intereses convencionales de los que antes hablaba.
YO sólo pretendo comunicar mis ideas y recibir la respuesta del público, pero no puedo acceder a mi público porque no tengo intereses convencionales compartidos con los medios.

No sé qué pintar para que leas lo que escribo
Para mí la comunicación es una paradoja que me conduce irremediablemente al nihilismo.
Si fuera alguien importante, alguien señalado por el dedo mágico de los medios (galerías, instituciones o editoriales) creerías las cosas que digo porque te las mostraría en esos lugares. En cambio, sino soy nadie, tengo la certeza de que tratas de comprender las ideas que te muestro por sí mismas, porque yo no soy nadie y no puedo transmitirles autoridad con mi nombre, pero en este caso prácticamente todos los medios me cierran las puertas, pues no soy una figura reconocida de su agrado ni alguien que les proporcione una rentabilidad adecuada.
Para mí la autenticidad que existe en las ideas propias se desvanece con el éxito y el reconocimiento, pues dicha autenticidad es sustituida por la autoridad del nombre del autor/a, en ese caso la idea queda desacreditada por la autoridad. Y en el caso anterior, el del autor/a sin reconocimiento, la idea se desvanece ante la incapacidad de ser comunicada.

YO no soy Tú
“YO no soy Tú. Veo tu reflejo en todo lo que haces, en el trabajo te veo a tí, en la música que escucho, en lo que leo te veo a tí, en mis aspiraciones, tu imagen inunda el mundo, por eso esperas que yo también sea un reflejo de tí, pero debes entender que YO no soy Tú, Yo soy YO. Me has ignorado o rechazado porque cuando me has visto no has entendido que YO no soy un reflejo de tí. Te has enamorado de tu reflejo y en él te has dormido, te he ofendido porque al ver mi diferencia has pensado que venía a despertarte de tu sueño, pero no es así, sólo he venido a decirte que YO soy YO y que YO no soy tú.”

En esta representación me refiero a TÚ como un modelo perfecto creado por la sociedad al que estamos obligados/as a parecernos. Fuera de ese modelo perfecto no puede existir nada. Según este modelo social se te medirá por tu productividad y tu dedicación al trabajo. El trabajo y la economía son finalidades vitales y el camino es el éxito y el reconocimiento público. Estas aspiraciones se materializan en un prototipo de persona, incluso con un prototipo físico ideal, al que estamos obligados/as a parecernos para conseguir la aceptación social. En este camino sólo se espera que nos parezcamos y aceptemos este modelo. Sucede que en este modelo social no queda espacio para lo peculiar o excepcional. No hay lugar para el YO. Ese YO nace de una mirada propia del modelo social establecido, que será reconocido por la sociedad como una crítica a su perfección, pues sólo podemos devolver un reflejo nítido de este modelo. Todas las representaciones, literatura, cine, arte, música, etc.. son reflejo de un TÚ creado a imagen de ese modelo de persona perfecta para la sociedad. Esta obra está diseñada para que quien la contempla, y en algún momento haya sentido ese choque de su YO con el modelo social, se sienta identificado/a con el YO particular al que hago referencia y sea capaz de observar el modelo social replicado en todo el mundo: TÚ. Si ya has aceptado que el único modelo que tiene cabida en este mundo es el establecido por la sociedad esta obra simplemente carecerá de sentido.